Procesos de Cambio - Gonzalo González - Coach y Terapeuta - Gonzalo González -Coach y Facilitador de Procesos de Cambio y Bienestar - Reiki, Coaching Personal, Ejecutivo y Empresarial, PSYCH-K®, Par Biomagnético (Biomagnetismo Médico)

Vaya al Contenido

Menu Principal:

El Efecto Mesías

Publicado por en Procesos de Cambio ·
En muchas culturas antiguas se nos habla de los mesías. Un mesías es un salvador al que se espera para salvar a un pueblo o a la humanidad en general. Dejando a un lado cuestiones religiosas en las cuales prefiero no entrar, este concepto de los mesías se ha introducido con gran fuerza en el inconsciente colectivo.

Esta idea también nos han bombardeado con ella a través de la ficción. Desde los cuentos donde el príncipe salva a la princesa, a las películas de Hollywood donde aparecen salvadores por todos lados. Esto se ha ido introduciendo cada vez más y más en nuestras mentes, recordemos que la mente subconsciente no distingue entre lo real y lo no real.

A lo largo de muchos años he observado como todo esto nos condiciona en el como experimentamos nuestras vidas. Todo esto hace que vivamos nuestra experiencia resignados, pero cediendo el poder de salvarnos a un mesías, ya sea en forma de situaciones o otras personas. Al final nunca aparecen esos salvadores, o en algunos casos aparecen, pero con el tiempo nos damos cuenta de que son falsos mesías. Nadie va a venir a salvarnos, ni a nivel individual ni colectivo. Estamos cargándonos el planeta, pero no hacemos nada, pensamos que ya lo arreglarán los políticos, o vendrán unos extraterrestres de cualquier punto de la galaxia a asumir la responsabilidad por nosotros. Igualmente nos metemos en un bucle del que no salimos en nuestras vidas pensando que alguien o algo vendrá a salvarnos, esperando a que venga una persona a hacer felices nuestras vidas, a que nos toque una lotería, o a que las circunstancias cambien. Pero una parte de nosotros sabe que todo esto no pasará, aunque nos reconforta pensar en que así será.

La buena noticia es que los mesías si existen, y llevan con nosotros desde siempre, solamente que no los encontraremos ahí afuera. Cada uno de nosotros es su propio salvador y de toda la humanidad, solamente tu puedes ser el mesías en tu mundo.

Hace un par de días hablaba con mi amiga Rita de Sousa, una gran profesional en lo relacionado con la maternidad consciente y el crecimiento personal. Comenzamos a hablar sobre el concepto de la responsabilidad, y ella me hablo de la semántica de esta palabra. Me comentó que estaba formada por dos palabras "respons", que significa responder y habilidad, y que la responsabilidad entonces es la "habilidad de crear respuestas", siendo estas respuestas adecuadas, eficaces, sostenibles y ecológicas. Todo esto me hizo meditar sobre el significado de esta palabra. Tú eres el único responsable de tu vida, y estás aquí para responder de la manera más adecuada a tus circunstancias externas. Nadie ni nada va a venir a salvarte mientras sigas respondiendo al mundo de la misma manera. Todo este lastre del efecto mesías solamente va a mantenerte esperando por tu salvador, pero el salvador ya está aquí y eres tú. Como dice uno de los principios de la filosofía Huna, “el momento de poder es ahora”. ¿Vas a seguir donde estás, o por el contrario vas a ser tu propio salvador?



Los tres “co” para cualquier proceso de cambio

Publicado por en Procesos de Cambio ·
  
Cuando alguien viene a comenzar un proceso de cambio a mi consulta, suelo comentarles que hay 3 puntos claves para poder trabajar con ellos, y creo que son indispensables para cualquier proceso de cambio, estos tres “co” son Confianza, Constancia y Compromiso.  

La Confianza es principal, ya que sin ella la intención es débil. Esta confianza debe partir de uno mismo, sin ella nuestra intención es efímera, como un fuego artificial que se desvanece al momento. Cuando no hay esta confianza interna, comenzamos a sabotearnos mediante pensamientos de desconfianza, y como estos pensamientos no están alineados con nuestro deseo, comienzan a aparecer emociones negativas.

Estas emociones negativas comienzan a drenar nuestro sistema energético, ya que las emociones negativas consumen mucha más energía interna que las positivas o neutras, por lo cual acabaremos desistiendo rápidamente del proceso por la falta de energía y desaparecería la constancia.

También es importante la confianza en el acompañante del proceso (coach, terapeuta, etc.), ya que sin esta vuelven a aparecer las dudas. Esto no quiere decir que confiemos ciegamente en la persona que nos acompaña, ya que desafortunadamente hoy en día existen multitud de personas que no dan una ayuda o acompañamiento honestos, pero con un poco de observación sobre los límites personales que sobrepasa quien nos acompaña en el proceso podemos darnos cuenta de si es la persona adecuada o no.

La tercera parte de la confianza consiste en confiar en que la vida nos va a dar lo adecuado en cada momento. Muchos pensaréis que algunas cosas que os están sucediendo durante el proceso  son negativas o que todo va a peor, pero en ocasiones tienen que moverse cosas que la mente consciente no comprende, y aparecen las famosas “Crisis de sanación”. Para pasarlas lo mejor posible sería ideal tomar consciencia de qué es lo que está sucediendo, y no permitir que la mente consciente nos sabotee con los miedos. Una frase que me gusta del Reality Transurfing y repito constantemente cuando estoy en un caso de este tipo es “Mi mundo cuida de mi”

Respecto a la constancia, esta es una parte muy importante, ya que en ciertos momentos tendemos a bajar la guardia y dejamos que nuestra programación mental negativa nos lleve a estados como la procrastinación (dejar todo para otro momento), o creemos que momentos puntuales de avance nos han dado ya todo el proceso hecho y esto no es así, ya que a veces lo que hemos aplicado es simplemente un parche temporal, pero con el tiempo volvemos al viejo estado.

Dentro de la constancia es muy importante realizar planes de acción hacia el objetivo que tenemos, ya que esto nos va dando cada vez más seguridad. Por ejemplo cuando trabajo el miedo a conducir, una vez transformado el estado interno, sugiero a mis clientes que conduzcan con la mayor frecuencia posible, ya que de esta manera se incrementa también la confianza y al sentirse motivado el cliente, crece el compromiso.

Hay que comprender que cada proceso necesita movimiento en los 3 planos: físico, verbal-emocional y mental. Y en cualquiera de ellos es necesaria esa constancia, sobre todo en ciertos momentos puntuales de los que hablaremos en otros artículos.

Por último está el Compromiso, que es como mantener una intención constante. En ocasiones nos comprometemos con ciertos objetivos, como pueden ser dejar de fumar o adelgazar en año nuevo, y vemos como al principio estamos enfocados en el objetivo totalmente, pero cuando comienza a pasar el tiempo, vemos que empieza a decaer la intención y nos autosaboteamos. Esto puede ser por diversas causas, como por ejemplo generar un alto nivel de expectativas, estados emocionales que nos drenan a nivel energético, o falta de concordancia entre nuestra mente consciente y subconsciente.




Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal